Review: Soundbar N650 de Samsung

Hace unas semanas Samsung nos cedió en préstamo su soundbar N650 por unos días y aceptamos con la intención de hacer pruebas, pero cuando nos enfrentamos a la caja de la barra, caímos en cuenta de que en realidad se trataba de un equipo con características muy especiales.

Su caja en particular llama mucho la atención porque no es una caja rectangular tradicional, se asemeja más a un “b” y al abrirla nos enteramos del por qué. El Soundbar N650 de Samsung no sólo es una enorme barra de sonido, viene acompañada de una bocina subwoofer.

Lo primero que debemos destacar es lo fácil que fue desmontar la caja e instalar el equipo. Primero, la barra y el subwoofer se conectan entre si apretando un botón y luego la barra hace lo mismo con el televisor a través de HDMI, y todo se maneja fácilmente desde el control remoto.

La barra     

Pero comencemos lo principal, se trata de una barra extensa que se despliega perfectamente debajo del televisor y encuentra fácilmente espacio en cualquiera de los muebles que lo acompañen. Este es uno de los valores que se aprecia, porque el permite al equipo instalarse independiente de la TV.

Su diseño es bastante cuidado, no tienen ángulos totalmente rectos e incluso en los extremos está un poco inclinada. Su color es negro, lo que lo hace bastante elegante, arropado con rejillas de metal que permiten el despliegue óptimo del sonido.

En el extremo derecho tiene cuatro botones que nos ayudan a controlar el equipo: encendido, subir y bajar volumen y otro para seleccionar la fuente del sonido. En su esquina derecha frontal se muestra una pequeña pantalla con letras blancas que nos indica modos o funciones.

El subwoofer

El compañero de esta barra es un subwoofer que es muy fácil de emparejar a través de conexión inalámbrica, y ayuda a amplificar la experiencia de sonido.

Este complemento tiene un tamaño más ancho y alto, pero como se conecta a distancia no necesita estar directamente junto a la barra, aunque si es conveniente. En la parte de atrás tiene luces que cambian de color para avisarnos si los equipos están interconectados o necesitamos realizar alguna acción.

Sonido

Para este equipo, Samsung asignó 360 W de potencia para un total de 8 altavoces. Incorporó la tecnología Acoustic Beam, que define como sonido en movimiento. Esto lo que hace es que nos da la idea de que el sonido ocurre en la zona de la pantalla en donde sucede, lo cual cambia totalmente la experiencia de ver televisión.

Aunque no lo probamos con una consola, pero si con un vídeo con una sesión grabada, el modo juego asegura una experiencia para los gamers muy fiel a lo que se ve en pantalla, ya que, según el manual, la barra usa los metadatos del audio del juego para ubicar desde donde conviene enviar el sonido.

En la barra encontramos un sonido envolvente, profundo, pero sobre todo nítido, un aspecto muy valioso en la actualidad, que acompaña nuestra experiencia ya avanzada con los televisores de alta resolución.

Control

Otra de las características que queremos destacar es su control remoto totalmente minimalista, incluyendo sólo los botones necesarios.

El One Remote Control de Samsung sirve además para controlar otros dispositivos de la marca.

Dionisio Guerra

Dionisio es un periodista panameño especializado en tecnología y consultor de comunicación digital. Es bloguero, guionista y escritor. Escribe para TeclaATecla.com y Organiza el #SMDayPa. Puedes seguirlo en @DionisioGuerra

Submit a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.